PRIMUM VIVERE, DEINDE PHILOSOPHARI…

Decía mi profesor de Latín, aunque la frase no fuera suya, que “primum vivere, deinde philosophari”, lo que traducido al español quiere decir que “primero vivir y después filosofar”. Venía a decir con esta frase que primero hay que tener las necesidades vitales cubiertas, que ya habrá tiempo para filosofar…

Pues bien, trasladada esta máxima al mundo de las parcelaciones, comparto el criterio de que primero hay que tener los servicios básicos cubiertos, y después se hará el resto… He dicho en reiteradas ocasiones que la legalización no es un fin en sí mismo, sino un medio para conseguir otras mejoras. Y entre esas mejoras está, sin duda, la dignificación de las condiciones de vida de las parcelaciones.

Cuando en una casa no hay agua potable, falta saneamiento o la electricidad es inexistente, resulta complicado hablar de legalización jurídica, de aprovechamientos urbanísticos o de reanudación del tracto registrar interrumpido. Todos ellos son conceptos importantes, pero desde luego secundarios para quienes carecen de las infraestructuras básicas y las precisan. Bien es verdad que, en algunos casos, esas carencias se suplen con pozos, fosas sépticas o “enganches”, pero desde luego esa no puede ser la solución definitiva.

Capa 12Por ello, la propuesta de modificación de la Ley 6/2016, de 1 de Agosto, por la que se modifica la Ley 7/2002, de 17 de Diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía, para incorporar medidas urgentes en relación con las edificaciones construidas sobre parcelaciones urbanísticas en suelo no urbanizable que se tramita en el Parlamento de Andalucía es una buena noticia para las parcelaciones.

La reforma contempla la posibilidad de dotar de servicios básicos a las parcelaciones que tengan aprobada definitivamente la ordenación detallada (Plan Parcial, PERI, …), aunque no tengan tramitado el Proyecto de Reparcelación ni Urbanización. De las parcelaciones que gestiona EcoUrbe están en esa situación Torreblanca, El Paso de la Barquera, Nueva Barquera, Villaalegre de la Barquera, Barquera Norte y Alamillo, si bien ésta última está más cerca de conseguir la dotación de servicios básicos por el procedimiento “tradicional” que por el nuevo que contempla la LOUA. Y ello porque está muy muy cerca de la aprobación definitiva del Proyecto de Reparcelación. Y Barquera Norte también lo estaría si no estuviera en otras cosas… Otras parcelaciones que están muy cerca de tener aprobada definitivamente la ordenación detallada son Santa Ana de la Albaida, Quemadas Altas Este, Quemadas Altas Oeste, Quemadas Bajas Norte, Quemadas Bajas Sur y Porrillas Norte.

Queda por definir cómo será el procedimiento para dotar a estas parcelaciones de tales infraestructuras, y resolver algunos problemas de índole jurídica que pueden suceder, tales como la objeción que pueda plantear el propietario (en su caso) de los caminos a que discurra por su propiedad una infraestructura, ya que si bien es cierto que tales caminos serán, en su día, viario público, hoy día es una propiedad privada. En fin, cuestiones que habrá que resolver. El artículo de esta edición de La Balaustrada no pretende analizar en detalle la modificación operada en la LOUA, ya que a ello se dedicará la edición del mes en que se apruebe por el Parlamento tal modificación. Simplemente, pretende informar de esta cuestión, valorarla positivamente y plasmar mis reflexiones al respecto.

Pero que los árboles no nos impidan ver el bosque. Hay que conseguir la legalización jurídica. Sólo así habrá verdadera independencia para los propietarios de parcelas. Una parcela, una finca registral independiente. Ese tiene que seguir siendo el destino final de este viaje. De lo contrario, habremos hecho las tareas a medias, y se dará razón a quienes opinan que “los parcelistas solo buscan servicios básicos y luego si te he visto no me acuerdo”. No, eso no puede ser. Primum vivere, sí. Pero, deinde philosophari

Dejar un comentario

Your email address will not be published.